El poder de la práctica de Dana


Dana o generosidad se encuentra al principio de la lista de las perfecciones o Paramitas del Bodhisttava.  El gran maestro Indio Atisha consideraba a Dana como preliminar a la práctica de la ética, meditación y sabiduría.  Esto es por una muy buena razón y es que nuestra tendencia natural no es dar o de ser generosos sino de tomar.  Un ejemplo: si surge cualquier nueva propuesta, ya sea con respecto al trabajo o al hogar, la actividad profesional, el deporte o el entretenimiento, nuestra reacción común, al menos semiconsciente, es preguntarnos, “¿qué obtengo yo con ello? - ¿que ganaría yo en esto?. Siempre hay esta tendencia autorreferencial natural,  esta forma de ver las cosas.  

Si queremos aproximarnos a la Plena Consciencia debemos de cambiar esa tendencia.  La generosidad es el primer “paramita” porque dar es el opuesto directo de tomar. 

Por el otro lado al ser generosos simplemente estamos actuando de acuerdo a la dinámica misma de las cosas que es abierta, condicionada, interrelacionada y vacía.   La generosidad no solo nos ayude a trabajar en disminuir el protagonismo con el que nos manejamos y disminuir apegos, tal vez sea la forma más practica e inmediata a nuestro alcance de experimentar (no especular) la misteriosa doctrina de no-yo Anatman.

Ofrecemos nuestra Casa con nuestro mejor corazón; hemos trabajado muy duro para que sea un lugar agradable y que te puedas sentir cómodo/a en la práctica.  Te esperamos con una sonrisa.